Introducción a The Sims

The Sims (Los Sims, en español) surge como una idea de Will Wright, cofundador de Maxis y creador del reconocido simulador de construcción de ciudades SimCity. The Sims es un juego de simulación centrado en el control de personajes virtuales llamados “sims”, respecto a sus ZSyayBRuquehaceres diarios y su interacción con otros individuos. Lanzado a la venta el 4 de febrero del año 2000, The Sims se ha convertido en una de las series más vendidas y aclamadas de todos los tiempos.

Si bien los sims tienen un cierto grado de autonomía y libre albedrío, el usuario tiene a su cargo el manejo de todos los aspectos que definen su existencia: desde el movimiento y acciones simples hasta los proyectos a largo plazo que definen su vida, como los estudios, su profesión y trabajo, e incluso el formar una familia.

Entre las entretenidas opciones con las que puede experimentar el jugador, se encuentra también la posibilidad de crear y expandir las casas de los sims de acuerdo a las dimensiones del lote de terreno que ocupa la familia. Por otra parte, la decoración, el amoblado y el equipamiento interior son definidos asimismo por el usuario, y esa elección determina infinitas posibilidades de interacción para los sims.

Por supuesto, existen limitaciones para la construcción y para la compra de artículos, porque tal como en la vida real nuestra capacidad está restringida a las posibilidades económicas. La moneda que se utiliza en el mundo sim es el Simoleón, y para obtenerla es necesario que le consigamos a nuestros sims un buen trabajo y los ayudemos a progresar su carrera.

Los sims son personajes dinámicos y aprenden por medio de la interacción con el entorno. Por un lado, para mantenerlos sanos y felices debemos satisfacer sus necesidades básicas, como dormir, comer o tener buenas relaciones sociales. Por otra parte, si queremos verlos crecer como individuos, debemos incentivarlos para que desarrollen sus habilidades.

The Sims no tiene un final predefinido, nos propone experimentar y dejar que sea nuestra creatividad la que defina las metas.